Reina de toda América

Un recuerdo permanente de esto es su rostro materno y su imagen bendita, que nos dejó como inestimable regalo. Así, quiso quedarse entre nosotros, como signo de comunión y unidad de todos quienes viven y conviven en esta tierra.

Además, el papa proclamó fiesta del continente americano el 12 de diciembre y nombró a la Guadalupana Reina de toda América.

En el documento de Puebla (282), refiriéndose al hecho guadalupano, encontramos lo siguiente:

Desde los orígenes —en su aparición y advocación de Guadalupe— María constituyó el gran signo, del rostro maternal y misericordioso de la cercanía del Padre y de Cristo, con quienes ella nos invita a entrar en comunión. María fue también la voz que impulsó a la unión entre los hombres y pueblos. Y, como el de Guadalupe los otros Santuarios Marianos del continente son signos del encuentro de la fe de la Iglesia con la historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *